10/10/09

boligrafo y acurelas.

http://www.flickr.com/photos/pintamonas/3998596392/

¿Qué me dices de todas aquellas cosas que no puedes contar? No, espera, cállate un momento. No sería justo, te podría escuchar cualquiera. Cualquiera que no fuese yo, este reloj de aquí, y aquella moneda que acabo de echar a la suerte. Dejaria de ser algo inconfesable y pasaría a ser una de esas cosas que todo el mundo conoce y desconoce al mismo tiempo.
Como...si, tú sabes, sabes a lo que me refiero, a eso, y a lo otro también. Deja que se haga el silencio. Yo siempre compruebo dos veces si me escuchan, y cierro la puerta, pego la oreja tras la pared y respiro bajito. Apenas respiro. Cuando dejas de respirar sientes como te ahogas. Y te pones tan nerviosa que crees que el corazón va a delatarte. Cuando jugabas al escondite de pequeña no podias evitar morder el cuello de tu camisa, contener la respiración y escuchar una y otra vez los latidos. Te iban a descubrir. Lo sabías. Podrías incluso haberte puesto a llorar de lo nerviosa que estabas. De verdad, a veces te tomas todo tan a pecho...que...no sabes nada, bueno, hemos dicho que silencio. No soy quien para juzgar. Si para jugar. Se rueda. Se ruedan películas mudas. O mejor de intriga. Si, me encantan las películas de intriga, asi no tanto como los thrillers dónde una no sabe que va a pasar, te encanta el frenesí, ¿verdad que si? Eso es bueno, es excitante. Bueno, emocionante quiero decir, o puedo decir. Entre lo que se puede contar y lo que realmente se quiere contar hay una brecha, como todas esas cosas que aunque dices en voz alta en realidad son susurros.
Y oyes bajito, escuchas atentamente, respiras mudamente. Silencio, recuerda, hay cosas que no se pueden contar.

5 comentarios:

Helena dijo...

Genial escrito :)

La niña de los ojos verdes dijo...

Impresionante.
Y tienes razón, hay cosas incontables e inconfesables.

Dr. JuanPa dijo...

Hola simpática. Qué blog más cojonudo gastas, no? Como aspirante a ganarme la vida como pintamonas he de felicitarte. Vaya ilustraciones mas chulas, la del Joker es auténtica crema. Pasate por el mio y hechas un vistacin, ein.

Un saludo.

Juanpa.

AntWaters Daza dijo...

Oh, qué bonita imagen; la de alguien que se muerde la camisa porque al otro lado alguien podría estar por abrir la puerta, descubrirte... y el miedo es que saldría corriendo, ¿verdad? En la infancia a ganar el juego; en la actualidad, a contárselo a tó kiski... a to kinki jaja

No sé, yo sólo sé, ¿ein? :), que todo lo que en su día no pude contar, ahora lo cubro con la lámina del no quiero contar... ¿para qué? Por un lado a nadie le importa y por otro, ¿qué consigues? No es como cuando estás estreñido... quiero decir que hay menos satisfaccion ;)

Uno cuenta cuando ya puede, o contarlo no representa un nudo, un retroceso un qué sé yo. Hummm, ¿has mirado a la izquierda, sobre mí cuando esto leas? Se te amontona la gente tirada en el suelo :O, ¿qué les das que no me das? jajaja

Besos de voy a ver Juanpa, que también pinta... :O ¿O será porque la anterior tiene falda, tiene tacones, tiene...? :P Por cierto que hay un fotógrafo que hace lo que él, retrata a niños de su barrio, en el suelo, siendo superhéroes, fantaseando en el suelo con estar en el cielo.

Más besos de Mercurio; ¿era Mercurio verdad?

Carolina dijo...

Hace un tiempito que no me paso por aquí, voy a ver todas las anteriores entradas, me flipan las ilustraciones, muchísimo.
Y acompañarlo con un buen texto es genial.
Eres muy grande.
Un beso ;)