8/2/10

Me quiero

Me quiero.

Me quiero por dentro y por fuera, como un amor platónico que ensalza su yo súper ego. Me quiero a pesar de haberme traicionado, de no contar conmigo la mitad de las veces. A pesar de mi propio distanciamiento, de no llamarme y pasar un poco de mi propio culo.

Me quiero y me convenzo de que todo está perfecto, y me sonrío por las mañanas ante el espejo. Si, a pesar de todo, lo cierto es que me quiero.

Me quiero aunque a veces nunca regale flores. Me quiero a pesar de esa manía imperiosa de soltar tonterías y ocurrencias, si no me he desquiciado a pesar de eso, no creo que una tempestad me dé la vuelta.

Me quiero con vestido, con falta y con mallas. Sí, con pantalón corto y con pijamas los domingos. Me quiero mucho los domingos, con mis brotes de autismo, con mis torturas de lenguaje, y mis torpezas de diálogo. Me quiero con mi orgullo, con mis manos pequeñas, con mi cuerpo diminuto. Demasiado amor me regalo cuando me cuento mis propias historias, cuando dibujo algo que no quería dibujar, cuando cumplo algo que me he dicho.

Me quiero bien cuando me sabe mal. Me quiero lejos pero me siento cerca, y a pesar de ser malsonante, me quiero por mi cordialidad. Por mis estrechos recovecos. Por entretenerme cuando me aburro. Por eso, por todo y más; me quiero, a mí y a mis batiburrillos de palabrerío, cuando las cosas se ponen tensas y algo se tuerce a turbio. Con retraimientos, retorcimientos y espachurramientos ajenos sin sentido.

Me quiero casi todos los días del año. Especialmente los de entretiempo con fular en cuello. Aquellos en los que me compro algo que estreno al instante. Me quiero cuando me confundo, mientras me caigo, y sobre todo, me adoro y me quiero cuando me hostigo por un engaño.

Sí, me quiero, porque de no ser así, mal empezamos.

Suede – Beautiful Ones - Edit

13 comentarios:

Just Zombie dijo...

Cierto,es mucho más fácil morir que seguir vivo,mucho mas valiente seguir adelante,y como tu dices mucho mas dificil quererse,que no hacerlo!.

Me encanta tu post!

Ignacio J. Rivas dijo...

No puedo entrar a tu blog! envidio tu forma de dibujar, y me da rabia no tener ese talento!!!!! GGGRRRRR (gruñido), si es que........ ale! un abrazo!

eltauromquico dijo...

Yo solamente me quiero ¡me amó!

coco dijo...

Yo también te quiero.

La niña de las sombras dijo...

Se te olvidó hablar de tu inagotable paciencia ^^

Mediterráneo dijo...

quién bien te quiere, te hará llorar...


me gusta leerte por las noches

1salud0!

ele* dijo...

que bien que te quieras tanto!!
hace días que quiero comentarte, tus dibujos cada vez mejor!:)

Asterisco dijo...

Bien dicho: mal andamos si no nos queremos a nosotros mismos, ya que nos vamos a tener que aguantar toda la vida :P

pez de colores dijo...

Me encanta esta canción de Suede.


Y sí, quererse a uno mismo es el camino para todo, besos.

G L O R Y.G dijo...

Me encanta tus dibujos, son preciosos.

LoQuePuedoDecirDeMí dijo...

Me ha encantado el texto. Es bonito quererse... pero, a veces, es también complicado. Un saludo.

Dr. JuanPa dijo...

Es Cris Martin el afortunado ???

Chulísimo señora !

AntWaters dijo...

A veces quererse uno resulta difícil. Como rascarme la espalda. No me llego, luego no quiero, luego me convenzo de que no quiero.

No sé.. Aaaaaays, y siento haberte tenido tan pendiente el comentarte, que no el verte y leerte... yo es que no creo en esa gilipollez de me gusta lo que haces me gustas tú y no comentar jajaa, así que dicho queda, lo siento; mas que nada por mí, por perderme alguna palabra nueva de Asturias, Pepi o Pinta... desde luego Pinta! jajaja

¿Te has fijado que tienes a otro chico, esta vez con tuercas bien unidas, envidiándote? :)

Pues verás, lo del disfraz de hija predilecta, ¡también te lo envidio! Como hijo único - a veces la naturaleza es sabia:-) :_(, nunca he podido competir con nadie, ni... ser hijo único es una mierda... como el último huevo de la nevera.

La nevera también está cuerda porque con tanto blanco no sabe sus límites... no es del todo consciente..

Sí, una teoría nueva al darme cuenta de que los cuerdos visten de blanco a los locos. No sólo a ellos sino a las paredes y el techo para que se olviden de eso que siempre recuerdan que son.

Hablabas de la Woolf.. qué carta más bonica... en inglés, cuanto menos... snif... y bueno, igual mas que quererse lo importante, urgente, es olvidar... que una vez tal... porque eso te lleva a pensar que la siguente vez, tal... y así forever y...

Mi tío cree en toda esa historia. De nano, cuando estaba en casa la tata, entraba a su cuarto y lo veía con los brazos flexionados, como si le hubiese dado algo: "meditando".

Yo sigo sin creer en todo eso, pero creo que estaría bien; como quererse, sólo que siempre que pienso en eso me doy cuenta de que la mayoría de cosas chungas que pasan es porque la gente se quiere demasiado.

Besos subiendo