23/2/10

Mis pequeños adolescentes. II

No sé si he contado alguna vez que tengo unos padres un poco modernos culturetas. Sí. Y no lo digo en plan oda porque sean uno de esos casos de viejunez rejuvenecida, de los que se compran una tele de plasma y les da por comer un día pan integral. Mis padres han sido así siempre, desde que yo recuerde.

El día que me pusieron un plato de pasta integral, fue un cuadro de lloros para enmarcar.

Mi hermano y yo mirábamos el plato pensando...¿esto tiene un color raro?

- Mamá, ¿porqué la pasta tiene manchitas?
- No seas asquerosa laura, tengamos la fiesta en paz.

Ese día se desató el Apocalipsis en mi casa. A partir de entonces, el pan blanco, el bimbo normal, y el arroz blanco-chino desaparecieron de la faz de la tierra. Nos vimos sumidos en una escalinata dónde la soja, el magnesio, el cinc, la levadura de cerveza, la spirulina y el yoquemesé, cogían con fuerza las riendas de nuestra alimentación.

Nos encaramos, pero sólo conseguimos raspar en algunas cosas. Yo por ser predilecta, o quizás más cabezota, conseguí rehusar la leche de soja. Gané credibilidad porque siempre he tomado la leche sola, sin cola cao de ese rancio, ni azúcar, ni leches fritas. Sola. Fría. Me gusta la leche sola. Cuando me pasé al café mi padre intentó darle la vuelta a la tortilla,

- Si sabe igual.
- Eso tú que eres un insípido.



Mi hermano, el pobre, no corrió la misma suerte, a él le llevaron por el lado oscuro de la alimentación sana. Y no quiero ni contaros a qué saben las tortitas de arroz, porque sinceramente eso no sabe a nada.



En fin, que me he ido por la tangente a buscar la perpendicular. Mis padres, si, modernos culturetas, vienen a visitarme el mes que viene. La verdad es que tengo muchas ganas. Sé de sobra que me van a someter a un escaneo radiactivo, que van a revisar mi espacio en la nevera, analizar las cosas que compro y que no compro, y sobre todo me van a mirar dos veces para ver si es cierto eso de mi supuesta independencia.



Que estén lejos ayuda a echarles de menos de vez en cuando. Y sobretodo porque los pobres míos piensan que me olvido de ellos, y claro, recorren España de punta a punta, vienen a verme y me tratan como niña mimada, comprándome medio Primark, un cuarto de H&M y cuartoymedio de Body Shop. Sin embargo, lo mejor de todo es que se quedan con la copla de todo. Me empiezan a sorprender. Creo que después de unos años se han dado cuenta de que conocen poco de mí. Por eso, cuando digo que me gustaría tener algo, cuando lo digo por lo bajini sin darle importancia, ellos se lo apuntan y lo marcan en su agenda.



Con todo esto y más, mi madre me ha adelantado a modo spolier que traerá consigo “Los Renglones Torcidos de Dios” que le ha costado mil encontrarlo (y no me extraña, dudo que dónde viven llegue la televisión digital algún día ), pero que (literalmente) “cómo no te voy a comprar ese libro si ya no te tengo cerca para darte caprichos”

Y yo me he preguntado...¿caprichos?

Me dejaron tomar leche de vaca, soy una niña mimada. Lo sabía.

11 comentarios:

migue dijo...

jaja vivan los padres modernos que miman a sus criaturas!

Ignacio J. Rivas dijo...

Te va a encantar el libro......y paciencia y disfruta de la visita de tus padres

monty dijo...

me ha encantado tu entrada de hoy

Talk Tonight dijo...

PRECIOSO EL POST!!!

Me arrancaste una sonrisa ;-)
Pero ese no es un libro muy difícil de encontrar,no?
Yo estas pasadas navidades buscando libros para regalar me tropecé varias veces con él...
Un besete

Carla dijo...

:)

todo muy familar...

un besito

La niña de las sombras dijo...

Las tortitas de arroz integral siempr eme parecieron bloques de gusanitos pero sin sal.

Disfruta el libro que es fantastico.

AntWaters dijo...

snif...

La distancia no es tan mala, no; cuando tienes a alguien siempre, dejas de verlo.

¿Has leído algo de Alice Sebold? No esperarás que te recomiende yo algún libro, ¿verdad? ;) Pues un personaje decía: "si hubiese permitido que te quedaras a mi lado, te habría dejado de ver y te habría comenzado a gritar, a tratar de cualquier manera".

Poooor cierto, busqué el guardián.... y vamos, lo tienen reservadíssimo. Luego gente me ha dicho que si está sobrevalorado, no me pareció para tanto.. yo ya tengo curiosidad oye.

Huuummmm, ando aprendiendo alemán... qué cabezas tan cuadradas. Errr verbo en er segundo puesto.... y con los verbos modales, wonderful jajajj....

Ich möchte wassa trinken

Yo quiero agua beber... yeah jajajaja....

Es que tengo los libros ahí------>, pero my man toca la guitarra
<............

Que pensarás hay qué bonito, pues no lo es tanto porque es una eléctrica y no está enchufada con lo que es un carraspeo incómodo pero oyes, ¿prefiero eso o que se me líe con otro, más joven y hermoso? jajajaja

Mi madre siempre me dice, o decía: "yo no sé tus gustos", jaaaate, y con eso se libró siempre.... yo es que por otro lado se lo ponía a huevo jajaja... en algún momento entre los diealgo y los veinte dejé de querer cosas... bye bye consumo, sí, pero también otra cosa que hecho de menos, que me mola cuando te leo.. snif... medio en broma digo a veces que si fuera pr mí no habríamos descubierto África... hummm

Bueno, mija, que besos, que no me jago yo con el feisbuk, ni con la red... aaaays, sabes?, si yo fuera tu mamá jajajajaj, intentaría casarte con Asturias :) Pensar que estás con él me hace pensar que estás bien, protegida :) (claro que por amor de Jud Law, tienes tu nominación al óscar) jajjaja

besos

Agr dijo...

aaains, los padres y sus frases a modo de punto y final. Mi madre también es muy amiga de querer tener la fiesta en paz..

Los renglones torcidos de Dios es el primer libro que me leí cuando llegué a Madrid,.. es un buen libro.

Cuídese por esos lares señorita!

Sin_Hache_Intercalada dijo...

jajajajajaja qué bueno...!
te quejarás de tus padres... anda...

;-P

Lillie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
un pirata dijo...

que bueno! que gran pelicula y mejor frase! sigo bucando memorias en la bañera, todo me está gustando mucho!
un saludo!