26/2/09

Interés.


Lo siento, he dejado de ser interesante. Me he vuelto aburrida como las páginas de inicio de una revista de Economía. Lo sé, se veía llegar, en cierto modo sabía que no duraría mucho.He dejado de ser interesante, ya no me fijo en esas pequeñas cosas que llaman la atención. No cuento los pasos antes de llegar a mi casa, ni digo que mi café preferido es del Starbucks y que sin él, el mundo no sería mundo y yo no podría vivir. Lo siento mucho, ya no soy una bohemia que lanza fotos a sus pies y pone una frase de una vieja película del celuloide. Lo sé, el chocolate con almendras ya no es mi pasión oculta como aquellas instantáneas de película independiente que siempre veo en versión original.Y es así, ya no puedo ser especial porque ya no colecciono viejos tickets de metro, postales de Nueva York y algun que otro sello de las miles de cartas que un día llegué a mandar. Y no, ya no aprecio los pequeños besos, no le doy importancia a las sonrisas, a cuando me tocan el pelo. No digo cuanto me gusta que me miren a ojos mientras me hablan, y lo nerviosa que me ponen cuando buscan en el techo las musarañas y la divina inspiración de la conversación.No es de modernos, ya no es de bohemios buscar canciones que nadie conoce y sacarlas a la luz. No es curioso aquel párrafo que traducía a la vez que montaba en bici, porque llevar gafas de sol con camisa de cuadros pasó a otra época.Y no, ya no podré hacerme la interesante, ni que un desconocido me diga lo especial que parezco porque crea encontrar un punto de similitud con mis palabras. Ya no, realmente no lo quiero. Me he vuelto aburrida, absorta en la normalidad del día a día. Ya no compondré imágenes de viejos vinilos, ni de un radiocassette de mis padres. No modernearé con un discman al más puro estilo noventero para intentar demostrar cuanto me gustó esa época.No alardearé de mi curiosidad instantánea, ni rebuscaré entre mil páginas de internet para prenteder entrar en el entorno guay de las redes sociales de la web.Soy aburrida, ni seré antigua, ni moderna, ni retro, ni moderna ni cualquier otra cosa que alguien sin conocerme pueda "creer" que con eso me conoce. He dejado a un lado las aficiones infantiles que le daban un toque divertido. Me he vuelto aburrida, ya no hablo con mis mascotas imaginarias ni me hago fotos dentro de una bañera. Alejo mis pensamientos dejando de fumar en pipa.Las fotos ya no son sepia, ni en blanco y negro, ni distorsionadas, ni al más puro rollo vintage de moderneo absurdo. Ya no vivo en la ambigüedad de quien relata su condicion sexual entre líneas, sin miedo a decir que te puedes enamorar de un hombre o una mujer. He abandonado las vergüenzas de quien entre metáforas y paralelismos compara a una persona especial con un libro de su mesilla.No discuto sobre políticas que no conozco. Y empiezo a odiar a todo aquel que sin conocer critica, y criticando cree verse correspondido como si se identificara con todo lo que lee.Lo siento, he dejado de ser interesante. Pido perdón; mea culpa